Le ofrecieron 100 dólares o aprender un oficio y Leo Grand eligió lo segundo. Ahora ha lanzado una aplicación con la que pretende contribuir a la salvación del medioambiente.

Le ofrecieron 100 dólares o aprender un oficio y Leo Grand eligió lo segundo. Ahora ha lanzado una aplicación con la que pretende contribuir a la salvación del medioambiente.

noticias absurdas

Leo Grand, hasta hace poco vagabundo, se ha convertido en toda una ‘celebrity’ de las aplicaciones para móviles después de crear ‘Trees for Cars’ (árboles por coches), una ‘app’ para smartphones con la que pretende contribuir a la salvación del medio ambiente, según podemos leer en el portal de noticias RT.

Leo se convirtió en vagabundo cuando, en 2011, perdió su trabajo y su casa.

Estando en la calle recibió la oferta de un tal Patrick McConlogue, un joven que le preguntó si prefería que le diera allí mismo 100 dólares o que le enseñara su oficio.

Leo eligió la segunda opción y tras 16 semanas de clases inventó la aplicación, que consiste en ayudar a sus usuarios a encontrar un compañero de viaje en un coche que en esos momentos esté cerca, disminuyendo así el número de vehículos en circulación.

Durante las 16 semanas de aprendizaje, Leo pedía al portero de unos apartamentos cercanos al lugar donde dormía que le dejara cargar el móvil y el portátil.

Su ‘app’ la ha lanzado por menos de un dólar.

 

Rating: 5.0. From 2 votes.
Please wait...

También te podría gustar

Noticias Absurdas 0 Comments

Samsung presenta televisores que reaccionan a voz y gestos

“Señoras y señores”, advierte una voz en off, “el show va a comenzar en dos minutos: apaguen sus teléfonos”. Lo normal si no fuera el show de Samsung, el mayor

Noticias Absurdas 0 Comments

Juez canadiense prohíbe a una adolescente acceso a Facebook por un año

Un juez canadiense prohibió a una adolescente de 12 años de la región de Manitoba (centro) el acceso a la red social Facebook durante un año, luego de que amenazara

Noticias Absurdas 0 Comments

No dormir nos hace más feos

El estudio, que en realidad es una especie de broma navideña, proviene del Instituto Karolinska de Estocolmo (Suecia), y forma parte del último número del ’British Medical Journal’ (BMJ). Esta

0 comentarios

Sin comentarios!

Puedes ser el primero en comentar esta noticia!

Escriba su respuesta